TERRIBLE: Emma fue drogada con cloroformo para robarle a su bebé de ocho meses

POR: / noviembre 9, 2017

FacebookTwitterWhatsAppShare

ECATEPEC, Méx.- 9 DE NOVIEMBRE DE 2017.- Emma Mariana fue golpeada y drogada con cloroformo que le quemó el rostro,  por dos sujetos que contrató su esposo para realizar una mudanza, mientras su pareja sustraía  y escapaba con su bebé de 8 meses, el pasado 10 de octubre en el municipio de Nezahualcóyotl,  y hasta la fecha no hay rastro del sujeto, debido a que su familia lo está escondiendo.

Mostrando las marcas que poco a poco se van borrando de su cara, Emma Mariana Iglesias Martínez  se sentó en una banca de un centro comercial ubicada en este municipio para comenzar la entrevista y dar a conocer cómo su pareja, de nombre Enrique López Jardón, de 50 años de edad,  con  la que vivía desde hace más  de un año,  planeó que se cambiarían de casa, para  en plena mudanza destrozarle su vida al sustraer a su bebé.

Mariana, de 37 años de edad, nativa de Acapulco, indicó que los hechos  que hoy la mantienen atormentada sucedieron el 10 de octubre del presente año, cerca de las 12:00 del día, en el domicilio  marcado con el número 101  de la calle Villa Obregón, en la colonia Metropolitana Tercera Sección.

Explicó que Enrique López Jardón, su pareja con la que vivía desde el mes de julio del año 2016, tenían planeado mudarse de casa, que se encuentra en la calle Glorieta de Colon, de la colonia Metropolitana Segunda sección, debido a que ya se había traído  a vivir con ellos a sus dos hijos de 12 y 7 años de edad, mismos que procreó con su anterior pareja que falleció en el 2013, debido que necesitaban un espacio más grande y cerca de las escuelas donde estudiaban sus retoños.

Por lo que un día antes del acontecimiento, Enrique le había pedido una camioneta de redilas prestada a uno de sus sobrinos, y contrató a dos sujetos que ahora sabe eran conocidos de él,  para que le ayudarán a cargar los muebles y realizar la mudanza.

Fue así, dijo, que Enrique primero se llevó una motoneta a guardar en un terreno que alquila como pensión de autos, y llegó con su carro BMW color dorado, donde dijo llevarían las maletas con la ropa.

Relató que acomodaron todos los muebles en la camioneta, incluso la maleta de él, y  ya casi estaba todo listo, mientras acomodaban bien todo para efectuar la mudanza donde sus otros dos hijos ayudaban.

Mariana, quién en todo momento se mostraba inquieta, dijo que estaba limpiando las paredes para entregar el departamento limpio, mientras su pequeño que vestía un overol de mezclilla, un pañalero azul marino y calcetines, estaba en la andadera.

“Vi cómo  entró Enrique y tomó a mi pequeño para irse, al preguntarle a dónde se lo llevaba, uno de los cargadores me golpeó por la espalda y en las costillas, me dijeron que me calmara, que lo que hacían era por órdenes de su pareja, cuando el otro con un trapo lleno  de cloroformo me  lo colocó en parte de nariz y mejillas, lo que provocó perdiera el conocimiento y por el exceso de la sustancia, mi rostro quedo marcado”, recordó  Mariana, quien es Licenciada en Administración y Finanzas.

Fue luego de una hora y media que  recobró el conocimiento y solicitó ayuda a sus vecinos y al dueño de la casa, quienes fueron solo testigos de que Enrique se había llevado a su bebé  y a sus dos hijos, a los cuales abandonó en el camino y afortunadamente regresaron a buscarla.

De inmediato pidieron  una patrulla y los uniformados la llevaron a la fiscalía, donde inició su denuncia que quedó registrada en el documento con NUC: NEZ/NEZ/NE3/062/221226/17/10 y NIC: NEZ/NZ3/00/MPI/063/03911/17/10, por el delito de sustracción de menor y lesiones.

“Todo lo tenía planeado porque una semana antes me llevó a ver el nuevo departamento e inclusive tres días antes entregó el deposito que le pedían”, relató.

Tras estos hechos, dio a conocer que lo ha buscado en todas las propiedades que tiene, sin tener éxito e incluso sus familiares se han negado a decir en dónde se encuentra, porque aseguró lo están protegiendo.

Angustiada por todo lo que está pasando, señaló que ahora nuevamente se tuvo que separar de sus otros dos hijos, quienes ahora están con sus abuelos en Acapulco, mientras ella, quien  se hospeda con amigas que le han brindado apoyo, sigue su lucha para encontrar a su pequeño.

“Sufrí violencia intrafamiliar e incluso un mes después de que nació mi pequeñito, lo abandoné debido a que me golpeó, pero un mes después me pidió perdón, dijo que todo cambiaría y aceptó que me trajera a mis otros hijos a vivir con nosotros, creí en él y acepte, nunca imaginé que tenía un plan y ese era quitarme al niño”, dijo secándose  las lágrimas de los ojos.

Aunado a esto, tuvo que soportar que Enrique la engañara con otras mujeres, además de las agresiones sicológicas, que le bajaban el autoestima.

“Me humillaba, me decía chunda, naca, india, además de palabras altisonantes, e impedía que consintiera a mis otros hijos”, aseveró.

Recalcó Mariana que dejó toda su vida en Acapulco por formar un hogar con él, sin pensar que aunque nunca se había casado fuera  tan mujeriego y le destrozara su vida.

“Pensó que como aquí no tengo familia, me iba quedar con los brazos cruzados, pero voy a luchar hasta encontrarlo y llevarme a mi hijo, porque él además de tomar bebidas embriagantes, no está en condiciones de tenerlo, porque padece el mal Parkinson en sus dos manos y tiene que tomar medicamento diariamente, además de ingerir gotas para poder dormir”, refirió al mostrar  las fotografías de su bebé.

Insistió en que está segura de que su familia lo tiene escondido,  entre ellas, dijo que presiente que una de sus  hermanas  y su sobrina que viven cerca de donde habitaban, pero nadie quiere decir donde está a pesar que nunca tuve problemas con nadie.

Con la mirada triste y  con su rostro aun con las huellas de las quemaduras que le provocó el cloroformo cuando fue derogada, informó que está siendo atendida en el hospital de alta especialidad de Ixtapaluca a donde la enviaron  las autoridades de la fiscalía,  y que la familia de Enrique la ha amenazado e inclusive la han seguido, por lo que le brindaron protección policiaca.

Sobre esta situación aprovechó también para decir y aclarar sobre su pasada relación, “sí estuve casada antes con otro hombre, con el que procreé a mis dos primeros hijos, pero en el año 2010, me separe de él, porque inició otra relación, y en el 2013 falleció en la cárcel, donde  estuvo preso junto con una de sus pareja tras ser detenido al estar involucrado  en el delito de daños contra la salud, y lo digo porque la familia de Enrique ahora quiere utilizar eso para desprestigiarme, pero no lo van a lograr, porque en eso yo no tuve nada que ver porque ya no éramos nada”.

Debido a las preocupaciones que tiene y por las que también ha perdido peso, quiso dar a conocer todo al no sentirse culpable de lo que sucedió en el pasado y ahora solo pide justicia para localizar a su pequeño Enrique  y se castigue a los sujetos de entre 25 y 35 años que la golpearon y la drogaron para lograr impedir que  su pareja se llevará a su hijo.

“Quiero que me regrese a mi hijo, las marcas que tengo en mi rostro y en mi cuerpo tal vez las puedo cubrir, pero el dolor que  tengo en el corazón por no encontrar a mi hijo no lo voy a cubrir jamás si no lo localizó”,  colocando su mano en el centro del pecho, reiteró Mariana.

Finalmente,  mostrando las fotografías de su hijo y  de su cara donde se aprecian cómo le quedaron las marcas por el  cloroformo que utilizaron los cómplices  de su pareja, pide apoyo a toda la ciudadanía en general a compartir la imagen del sujeto que le  prometió formar una familia  y un hogar y que ahora sabe solo la utilizó para  tener un hijo y después sustraerlo y desaparecer.

FacebookTwitterWhatsAppShare
Si quieres recibir gratis las noticias del estado de México en tu celular, solo tienes que mandarnos un mensaje de whatssapp con el nombre de tu municipio a nuestro telefono (55) 4404-1699